VIH en Chile: casos confirmados crecieron un 45% entre los años 2010 y 2015

Los casos confirmados del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en el país experimentaron un alza del 45% entre 2010 y 2015, según el último boletín de vigilancia de esta enfermedad que elabora el Instituto de Salud Pública (ISP).

De acuerdo al análisis, las muestras positivas a la infección por VIH, en mayores de 13 años, pasaron de 2.968 en 2010 a un total de 4.291 en 2015 (ver infografía).

PAIS VIH

El estudio, elaborado a partir de todas las muestras recibidas por el ISP -organismo encargado de realizar las pruebas de confirmación para todo el país-, también señala que de las 41.027 muestras que recibió la entidad durante esos cinco años, 23.929 fueron positivas, es decir, el 58,3%.

Según los expertos, el alza tiene dos motivos: la expansión del universo de personas contagiadas en el país y el incremento de pacientes que se realizan el test de diagnóstico.

Frente a la primera arista, el especialista Alejandro Afani, inmunólogo y académico de la U. de Chile, dice que el aumento de los casos es un tema de preocupación. “Pese a las estrategias y campañas ha aumentado el contagio de VIH, especialmente en segmentos más jóvenes. Esto, porque no toman las precauciones del caso, debido a que existe una sobre confianza en que la letalidad del virus no es como era antes”, sostiene, agregando que hoy el VIH, para muchos, está más relacionado con una enfermedad crónica que mortal.

Sin embargo, para Carlos Pérez, académico de Medicina de la U. Católica, más que un alza en contagios, lo que se está dando es un aumento de los exámenes. “Hay más conciencia en la población de la necesidad del diagnóstico precoz de esta infección, que tiene relación con que hay mejores tratamientos que permiten mayor control de la enfermedad”, indica.

Pérez añade que, en ese caso, el aumento hay que percibirlo como positivo: “Se sabe que hay un porcentaje importante y desconocido de personas con la enfermedad, por lo que estos diagnósticos significan que tenemos una cifra más clara de cuántos infectados hay en el país”.

El estudio del ISP también desglosa la situación de los casos confirmados según cada región. Así, Arica y Parinacota, Tarapacá y la Metropolitana registran las tasas más altas para cada año del período estudiado (ver infografía).

Al respecto, Erica Castro, doctora en Microbiología del Instituto de Políticas de Salud de la U. San Sebastián (USS), sostiene que “este aumento responde a diferentes factores, que tienen relación con movilidad poblacional y con comercio sexual, que no están tan controlados y que deben vigilarse con atención”.

Carlos Beltrán, infectólogo y presidente de la Corporación Sida Chile, indica que la situación de Arica se explica porque “se están haciendo muchos testeos, sin importar el horario ni la estigmatización. Otro factor es que “es una zona en que, según los datos que existen, hay mucho comercio y turismo sexual, lo que facilita el contagio”.

Prevención

En Chile, el VIH afecta principalmente a poblaciones de mayor riesgo y vulnerabilidad, mientras que el grupo de edad con más contagios es el de las personas entre 20 y 39 años. Además, es una epidemia concentrada primordialmente en hombres.

“Las prácticas sexuales de riesgo presentes en la población chilena siguen teniendo una alta prevalencia, y la implementación de estrategias preventivas es aún insuficiente para el control de la transmisión”, explica Edith Ortiz, encargada del programa VIH del Ministerio de Salud.

Por lo mismo, se trabaja en una estrategia de prevención que “tiene el objetivo de incrementar cambios de comportamientos individuales y sociales que disminuyan la transmisión del virus, las infecciones de transmisión sexual y la discriminación de las personas en situación de mayor vulnerabilidad”, dice Ortiz, quien añade que también se busca promover “el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno del VIH, lo que se encuentra garantizado a través del Auge”.

Según información del ISP, en 2016 se realizaron 25.502 exámenes de confirmación y se registró un alza de la demanda de un 8% más que 2015. Aún así, se logró mejorar el tiempo de respuesta y tener los resultados en 10 días hábiles.

Para Paloma Cuchi, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “Chile se está moviendo bien en cuanto a monitoreo, está implementando estrategias y campañas. Ha tenido avances, pero hay poblaciones que, por estigma o desinformación, aún tienen problemas para acudir al diagnóstico y por eso hay que trabajar esas áreas”.

Categorías: