Proyecto busca regresar guanacos a la zona central

El guanaco (Lama guanicoe) es el mayor mamífero terrestre del país y el ungulado (que se apoya y camina con el extremo de los dedos) más grande de Sudamérica.

Hace 500 años vivía en todo el país, pero desapareció por la caza. Hoy el 60% que sobrevive está en la Región de Magallanes, otros dispersos en el norte y la cordillera. Ahora, científicos quieren traerlos de vuelta a la zona central, para ayudar a restaurar el bosque.

Meredith Root-Bernstein, experta del Instituto Nacional de Investigación Agrícola (Inra) en Francia y afiliada al Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), de Chile; junto a Matías Guerrero-Gatica, biólogo del mismo instituto, lideran un proyecto para llevar cinco guanacos hasta Cascada de las Ánimas, en San José de Maipo. Para eso deben juntar al menos US$1.475, por lo que iniciaron una campaña de crowdfounding, que ya ha recaudado más de la mitad del monto, principalmente donados por extranjeros. Tienen plazo hasta el 19 de abril (experiment.com/projects/restoring-chilean-woodlands-with-reintroduced-guanacos). “Necesitamos 400 metros de vallas, no para mantenerlos, sino para proteger áreas de uso humano de los guanacos”, dice su presentación.

“Tenemos más del 50% de los fondos, pero me decepciona un poco la falta de participación de chilenos”, dice Root-Bernstein.

PUBLICIDAD

La idea de traerlos a la zona central es por su impacto en el bosque. Los guanacos ramonean (cortan las puntas de las ramas de los árboles), que ayuda al crecimiento de árboles, como el espino (Acacia caven), que crecen más. “Es una adaptación de árboles que evolucionaron en presencia de grandes herbívoros, como los había en Sudamérica. La mayoría de estos herbívoros que ramoneaban ya no existen”, dice la investigadora.

El animal también dispersa semillas, forma caminos y baños de polvo, además de defecaderos (montículos de fecas), que enriquecen el suelo. “Se notan los efectos de inmediato, pero con este estudio entenderemos la acumulación de estos efectos. Esperamos que la restauración de bosques sea más rápida”, dice.

La situación de los guanacos es diferente en cada región. En el norte hay reintroducciones, y en el sur existen poblaciones más grandes. “Un estudio sugiere que las poblaciones de guanacos en Sudamérica están diferenciándose y formando subespecies por falta de intercambio genético. Antes, todas las poblaciones estaban conectadas”, agrega.