Premio Abate Molina se entregó a científico líder en Biología del Comportamiento

Este viernes, se entregó el Premio Abate Molina, correspondiente a la nominación 2015. El científico galardonado fue el estadounidense, John C. Wingfield, quien es Doctor en Zoología y Endocrinología Comparativa. En su nutrida carrera,  se ha destacado por ser líder mundial en Neuroendocrinología y Endocrinología del Comportamiento y, actualmente, es además,  Profesor Titular de Fisiología, en la Universidad de California (Davis, Estados Unidos).

 

Este galardón es otorgado, anualmente, por CONICYT a un investigador extranjero de renombre, nominado por instituciones de investigación en Chile, con la finalidad de llevar a cabo un proyecto de investigación coloborativo. En ese contexto, el Dr. Wingfield realizará una estadía por cuatro meses ennuestro país, para desarrollar una iniciativa sobre las temáticas de su competencia,  con el IEB (Instituto de Ecología y Biodiversidad de la Universidad de Chile), entidad que lo postuló.

 

Aporte a la ciencia

El Profersor Wingfield ha desarrollado una carrera de investigación y docencia ejemplar, con más de 400 artículos en revistas prestigiosas como Nature, Science, Proceedings of the National Academy of Sciences of USA, Proceedings of the Royal Society, American Naturalist y Ecology, entre otras. En su trabajo, ha liderado investigaciones en la comprensión de cómo los animales- sobre todo,  las aves- se ocupan de un entorno cambiante y organizan sus ciclos de vida. En particular, está interesado en las vías neurales de las señales ambientales que afectan a la estacionalidad; los mecanismos de afrontamiento del estrés ambiental (alostasis); y la modulación social de la secreción hormonal. Su investigación, también, se relaciona con entender el cómo los animales se enfrentan al cambio climático global, la alteración endocrina y la biología de la conservación.

 

Al ser consultado por el momento exacto que recuerda como el inicio de su pasión por su área de investigación, el científico señaló: “Me enamoré de los pájaros y la vegetación, a los cinco años. Mis abuelos eran granjeros y mi abuela me enseñó el valor de las plantas y los animales. Yo nunca quise ser médico, ni abogado. Yo siempre quise trabajar con animales", destacó.  

 

Respecto a la cooperación internacional entre Estados Unidos y Chile, al académico comentó que "en el Hemisferio Norte existe mucho chovinismo y se piensa que la ciencia se ha hecho desde allá. Hay muchos aspectos de las ciencias ambientales y la biología que son únicos del sur y nosotros debemos reconocer eso. Por ejemplo, en el norte tenemos mayor superficie de tierra y menos cantidad de agua. Por ello, en el Hemisferio Sur hay mucha influencia del océano y del ambiente marino, lo cual genera una serie de implicancias importantes, para las ciencias ambientales y la biología marina. Esta característica permite hacer nuevos descubrimientos y pensar los problemas de forma distinta y, a la vez, desafiar el dogma de que la ciencia viene desde Norteamérica".

 

Su opinión respecto de la calidad que tiene la ciencia chilena, es categórica. "Está al mismo nivel de la ciencia mundial, especialmente, en el área de neurociencia y ecología. Hay un número importante de chilenos que están haciendo contribuciones muy grandes, en distintas instituciones", destaca.

 

"Hoy estamos en un momento de muchas oportunidades. Hay un espacio para la colaboración en diferentes ámbitos y, en especial, para la gente joven, quiénes son los equipos de trabajo del futuro. Considero que los científicos nuevos, con los que he interactuado en Chile -como estudiantes postdoc e investigadores- tienen una alta formación. Ellos son excepcionales y les puede ir bien, en cualquier institución del mundo. En ese sentido, veo el futuro de manera optimista, siempre y cuando, existan los debidos recursos",  enfatiza Wingfield.

 

Durante la ceremonia de premiación, intervino el Presidente de Conicyt, Dr. Mario Hamuy; el Rector de la Universidad de Chile, Dr. Ennio Vivaldi; y la Directora Adjunta de la ONR Global (Office of Naval Research) de la Embajada de Estados Unidos en Chile. Todos, sin excepción,  destacaron los méritos del galardonado y los  beneficios de la colaboración, que permitirá esta versión del premio Abate Molina.

 

 

Texto: Luz Fariña, periodista RedCiencia

 

 

Categorías: