La Astroinformática como catalizador del desarrollo industrial y económico en Chile

La red de instalaciones astronómicas en Chile ha acelerado el desarrollo de  infraestructura de comunicaciones para educación e investigación, que se suma a competencias profesionales, abriendo enormes oportunidades a la industria vinculada a los datos masivos. La Patagonia podría alojar un centro regional de almacenamiento y procesamiento de datos para Latinoamérica. (Fuente ADASS)

Si hubiera que calcular la cantidad de datos que producirá la red de telescopios ubicados en Chile al 2020, que por cierto será el 70% de la infraestructura astronómica mundial, hablamos de una biblioteca digital que necesitaría de cientos de vidas para ser leídas por una persona.  Chile es protagonista de la era de la ciencia de los datos masivos, lo que nos obliga a apresurar la innovación público/privada  en el corto plazo.

La predicción del International Data Corporation (IDC) anticipa que solo Norteamérica  demandará para el 2018 alrededor de doscientos mil profesionales con fuertes habilidades analíticas y alrededor de un millón de posiciones con capacidades en manejo, interpretación y administración de datos comúnmente identificados como “científicos de los datos” [1]. Los profesionales que actualmente trabajan en astroinformática desarrollan naturalmente estas competencias.

De acuerdo a la Sociedad Chilena de Astronomía, Chile en la última década pasó de tener 20 a 200 astrónomos [2]. Complementariamente a esto, el número de especialistas en ingenierías afines como la computación, ingeniería, matemática y física, también ha crecido y se puede estimar que por cada astrónomo, se necesitan alrededor de 10 a 20  especialistas en tecnologías e ingenierías afines para desarrollar instrumentos, sistemas y algoritmos que faciliten y apoyen esta actividad científica.

Jorge Ibsen, director del departamento de computación de ALMA y co-chair de la Conferencia Internacional de Astroinformática ADASS (cuya XXVII versión se realizará por primera vez en Latinoamérica y en nuestro país) asegura que Chile ha desarrollado consistentemente las competencias en astroinformática durante el mismo lapso de tiempo. “La abundancia de instalaciones astronómicas en nuestro país ha acelerado el desarrollo de la red nacional para la investigación y educación, facilitando el transporte de datos científicos en nuestro país. Chile reune  condiciones ventajosas para seguir avanzando, con la oportunidad de tomar una posición de liderazgo en estas materias”, opina Ibsen. Durante su intervención en el seminario “Fibra Óptica Austral” realizado el 8 de Junio, invitó a los asistentes a imaginar un parque tecnológico en La Patagonia que aloje, entre otras cosas,  centros de datos que almacenen tanto datos científicos como públicos y que habiliten paralelamente industrias basadas en datos en nuestro país. “Un centro de almacenamiento y procesamiento para datos masivos, podría ubicarse de forma sustentable en La Patagonia, situando los ojos de la humanidad en nuestros cielos del norte, y su cerebro en el sur”, puntualiza Ibsen.

Mauricio Solar, director del Observatorio Virtual Chileno (ChiVO) y co-chair de ADASS, asegura que Chile aporta a la astronomía no solo con astrónomos, sino también mediante el desarrollo de aplicaciones en astroinformática. Solar puntualiza que “ChiVO ya cuenta con un data center con una capacidad de 1 Petabyte de almacenamiento, espacio suficiente para almacenar los datos de ALMA hasta el 2020, y está desarrollando servicios astroinformáticos para los próximos 5 años, lo que ciertamente contribuye tanto a la astronomía como a generar competencias que son también fundamentales para otras industrias con necesidad de administración y procesamiento de big data”.

Ambos profesionales coinciden en que la astronomía es un motor de innovación y desarrollo en nuestro país al explotar las transversalidades de la astroinformática con sectores industriales.

La Conferencia Internacional Astronomical Data Analysis Software & Systems-ADASS 2017 se realizará entre los días 22 y 26 de octubre, co-organizada por el European Southern Observatory (ESO), el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), y la Universidad Técnica Federico Santa María (USM). Reunirá a académicos y profesionales de la ciencia e ingenierías, que trabajan en el desarrollo de software y sistemas para análisis de datos astronómicos. La conferencia anticipa la participación de representantes de alrededor de 40 expositores orales de más de 30 países y con más de 160 posters científicos en exhibición. ​

Categorías: