Ingenieros chilenos crean dispositivo que convierte el aire en agua

Diego Morales M.- Diario La Tercera

La hija de Héctor Pinto no puede consumir  sodio, un elemento muy abundante en el agua. Esta restricción fue la fuente de inspiración para desarrollar Fresh Water, un dispositivo capaz de obtener agua pura del aire. 

El proyecto ganó Start-Up Chile 2014, la iniciativa de Corfo que busca incentivar el desarrollo de emprendimientos en el país. Ahora, Pinto, junto a los integrantes del proyecto, buscan disminuir los costos de su tecnología, ya que actualmente el aparato cuesta unod 600 mil pesos. Con aportes del gobierno y privados, esperan que el dispositivo no supere los 200 mil pesos. 

FUNCIONAMIENTO

Fresh Water es capaz de recolectar hasta 35 litros de agua al día, y funciona conectado a una  fuente de electricidad de 220 V o a través de una fuente solar. 

El sistema funciona recuperando el agua que se encuentra suspendida en el aire mediante la condensación. Posteriormente, el agua capturada es filtrada, purificada y esterilizada (ver infografía). 

En rigor, el dispositivo  acelera el ciclo natural del agua en su interior, replicando el proceso de la lluvia. 

Carlos Blamey, ingeniero eléctrico y uno de los fundadores del proyecto, dice que Fresh Water puede entregar agua a una familia por más de un día (el consumo promedio de una familia de cuatro personas es de ocho litros diarios). “Somos una especie de fabricadores de lluvia. Utilizamos el proceso de condensación para entregar agua purificada. Nos dimos cuenta que cada vez era más difícil conseguir agua y este método no era tan utilizado”.

Existen algunos prototipos, como los utilizados por el ejército de EE.UU., pero que pueden llegar a costar hasta tres millones de pesos. 

Blamey agrega que la eficiencia de Fresh Water depende del clima y la zona en donde se use. “Por ejemplo, cuando lo instalamos en San Pedro de Atacama, en un día pudo recolectar hasta nueve litros de agua, lo que alcanza perfectamente para una familia. Pero cuando lo probamos en Valparaíso recolectamos hasta 25 litros. Esta máquina logra filtrar en ambientes con contaminación, por lo que funciona perfectamente en ciudades como Santiago”. 

La iniciativa es apoyada por Socialab, una organización que detecta y acelera emprendimientos sociales cuando están en etapas tempranas y el financiamiento  se logró a través de crowdfunding.