Escolares de Quillota, Santa María y San Felipe aprenden a investigar gracias a proyecto de preservación ambiental liderado por la PUCV

 

La iniciativa, cuyo objetivo es aumentar la valoración y las competencias de los estudiantes en ciencias, a través del desarrollo de talleres de enseñanza-aprendizaje bajo la metodología de indagación científica, se encuentra actualmente en etapa de cierre y análisis final de los resultados.

Cabe destacar que participaron del proyecto de preservación ambiental 260 estudiantes de 3º a 6º básico de siete escuelas vulnerables de las comunas de Quillota, Santa María y San Felipe; y contó con el apoyo de importantes instituciones científicas de la Región de Valparaíso.

“Los alumnos tuvieron la oportunidad de realizar talleres sobre distintas temáticas ambientales y de preservación, como diversidad de plantas nativas e introducidas, biodiversidad y conservación marina, control biológico de plagas, entre otros. Al finalizar los talleres, los estudiantes fueron invitados a proponer y realizar su propia investigación científica dentro de una de las temáticas abordadas con el objetivo de identificar si ellos lograron desarrollar contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que les permitiera realizar una investigación”, cuentan desde el equipo ejecutor.

 Respecto a las concepciones previas, los resultados apuntan a que las actividades “Creando depredadores naturales” y “Buceando en el Mar de Chile” fueron las que generaron mayores cambios en las concepciones iniciales de los estudiantes. Por ejemplo, en una actividad acerca de  depredadores, un 70% de los participantes presentó cambios en sus concepciones respecto al control de plagas, proponiendo las chinitas como una alternativa a los pesticidas; mientras que en una actividad sobre especies marinas, un 50% de los estudiantes comprendió que la pesca sustentable es una herramienta de conservación.

“Antes de realizar las actividades del proyecto, muchos niños pensaban que los pesticidas eran la única forma de controlar plagas; después de participar de la iniciativa, ellos comprenden que las chinitas y otros depredadores naturales también lo pueden hacer.  Asimismo, los estudiantes pensaban que a la hora de pescar y/o consumir peces la cantidad es el aspecto más importante y  que los recursos marinos son ilimitados, pero después de las actividades, los escolares comprenden que los recursos marinos son limitados y que hay que poner atención a  características como la talla de reproducción para evitar su sobrexplotación”,  ejemplifica Natalia Candido, coordinadora general del proyecto de preservación ambiental.

En relación a la investigación, se observó que el tema más estudiado fue sobre los insectos, en especial las chinitas, y que un 70% de los escolares participantes fueron capaces de generar una pregunta factible para investigar dentro de su contexto. “Un  42% propuso objetivos y metodología adecuados y coherentes con su pregunta; y   aproximadamente un 60% de los alumnos fue capaz de presentar sus resultados y discutirlos de acuerdo a su pregunta y objetivos iniciales”, señala Natalia Candido.

Finalmente, se destaca que tras la revisión del material, se identificó que la metodología de trabajo utilizada permitió la construcción de conocimientos en distintas áreas de las ciencias y medio ambiente en los estudiantes, así como el desarrollo de habilidades y procedimientos necesarios para realizar una investigación científica.

Desde el equipo del proyecto y pensando en nuevas iniciativas, se destaca la importancia de considerar variables como: edad de los estudiantes, tiempo de desarrollo de actividades prácticas y colaboración del profesor en este tipo de iniciativas.

 

 

Categorías: 
Tags: