Cargados de experiencia vuelven los equipos que compitieron en mundiales de robótica

"Quedamos en el puesto 60 de un total de 120 competidores. A pesar de no obtener un premio, estamos muy felices de estar en esta competencia. Es un espectáculo donde miles de personas se reúnen y te alientan. Lo que aprendimos fue muy valioso e hicimos importantes contactos con equipos de España, Japón y EE.UU., que son líderes en robótica", dice desde Kentucky, EE.UU., Tomás Matus, miembro del equipo CienciaBots de Puerto Varas, que participó en el mundial Vex Robotics Competition realizado el fin de semana pasado.

El equipo lo conforman ocho estudiantes -cuatro universitarios y cuatro alumnos de enseñanza media-, que ahora volverán llenos de experiencia. "Al ser nuestra primera vez, había cosas de la competencia que no sabíamos, y eso nos impidió llegar a una posición mejor. Pero nos dimos cuenta de que no era tan difícil ganar. Toda nuestra experiencia la traspasaremos a otros equipos que recién se forman", agrega.

Tampoco obtuvo premio el equipo The Mainstream, de Talca, que compitió en la categoría First Lego League en un mundial que se realizó en Houston, Texas. Desgraciadamente, el segundo día de competencia se les estropeó un motor. "Esta competencia no solo evalúa la construcción de un robot, sino además preparar una investigación científica, como también los valores del trabajo de equipo. Para los niños es una experiencia inigualable; además, la comunidad chilena en Texas nos va a llevar a museos y paseos que tienen que ver con el área científica", dice el profesor a cargo, Jorge Soto. El fin de semana ya visitaron el Centro Espacial de Houston.

Otro de los equipos que participaron en la competencia mundial de Houston fue "Corazón de Chileno", que ya lleva años en estas lides de los eventos internacionales de robótica. De hecho, mientras estaban compitiendo cumplieron 10 años de vida.

El equipo congregó una delegación de 32 personas, entre los que viajaron y los integrantes que viven en EE.UU. "En la competencia tuvimos una estrategia defensiva, lo que genera pocos puntos, pero lo hicimos muy bien", dice José Ignacio Fernández, mentor del equipo Corazón de Chileno.

La estructura de la competencia permitió que un equipo clasificado los eligiera, precisamente por sus cualidades defensivas, para formar una alianza en la siguiente etapa de eliminación directa. En ella llegaron a disputar la final de la subdivisión Galileo y estuvieron a solo un segundo de pasar a la siguiente fase.

Categorías: